Tercer Domingo de Adviento

 

La fe de Jesús, luz en las tinieblas

          Si Jesús, el Cristo, puede compadecerse de nuestras flaquezas, porque ha sido probado en todo, como nosotros, excepto  en el pecado (Hebr 4,5). Si Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Luc 2,52), es que era limitado y falible, y muchas cosas le eran ignotas, ocultas y oscuras. Del día y la hora de la última venida de Dios, dice un día Jesús a sus discípulos, nadie sabe, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre (Mc 13, 32). Fue, pues, su fe, confiada y fiel, y al mismo tiempo buscadora y progresiva. Tal vez Jesús, por ejemplo,  esperaba en un princpio, como discípulo de Juan el Bautizador, la irrupción gloriosa del Reino de Dios, cuando decía que algunos no probarían la muerte hasta que vieran venir en poder el Reino de Dios (Mc 9, 1), ocasión muy distinta a la que vivió cuando en el hueto de Getsemaní aceptó el cáiiz de la pasión y muerte y fundió su libertad con la voluntad misteriosa de Dios. No se entiende tampoco  la pedagógica y parabólica escena de las tentaciones del desierto, si no se tiene en cuenta la fe libre y generosa de Jesús, que elige no manipular el nombre de Dios y rechazar el populismo espectacular y el uso del poder en su misión salvadora. Prueba de una fe en camino, que madura, progresa, y escoge y se compromete con un estilo determinado de vida hacia un fin meditado y deseado, en total libertad, buscando siempre la voluntad de su Padre. Porque, al decir del viejo profeta judío, como aventajan los cielos a la tierra, así aventajan los caminos de Dios a los de los hombres, y sus pensamientos a los nuestros (Is 55, 8-9).

Europa más musulmana

 

          La población de origen musulmán no dejará de crecer en Europa, al menos en los  próximos treinta años. En 2050 los musulmanes serán entre el 7´4% y el 14% de la población europea, según el solvente Instituto norteamericanio Pew Research Center. Aunque de repente cesara en este momento la inmigración de musulmanes a Europa, la juventud de los inmigrantes (una media de 27 años frente a la  de 41 en la población autóctona) y la fecundidad de sus mujeres (doble que la nuestra), la población musulmana en Europa en esa fecha llegaría a ese 7´4% antes calculado. Una inmigración moderada, sobre la base de la registrada desde el año 2010 a 2015, elevaría ese porcentaje al 11´2% (57 millones). Una inmigración mayor, sobre la base de la actual (2015-2017), haría ascender  al 14% la población islamista en el conjunto europeo (75 millones). Los países más afectados serían Francia, Gran Bretaña, Alemania y Suecia. – Los solos números no hacen demagogia, aunque con ellos se puede hacer mucha.

 

 

 

 

Últimos aforismos

 

-El célebre rosario de la aurora fue en Espera (Cádiz). Dos hermandades fervorosas no esperaron a darse de farolazos y de puñetazos para la historia.

-Lo que no tiene remedio en la vida es la oportunidad desaprovechada, que nunca más vuelve a pasar.

He aqui el primer principio de la democracia: que lo esencial en los hombres es lo que tienen en común y no lo que nos separa (G. K. Chesterton). Su habitual carcajada habría estallado contra los falsos progresistas de hoy, que predican la diversidad como la mayor riqueza humana.

 

Nacida de la luz

 

    Es el primer poema del II tomo de mi Obra Poética, compuesto por 18 libros inéditos, que mis amigos poetas Jesús Mauleón y Juan Ramón Corpas presentan hoy en el Civicán, de Pamplona, siete años después de que se publicara el I tomo, tras una serie de peripecias, de las que hablo en la presentación.

 

Nacida de la luz
brillas como el mar o como el trigo.

Templada por la luz
vences a la noche y su escondrijo.

Madura  por la luz
haces que la luz esté conmigo.

Ribera de los yesos

 

 En la Riberas de los yesos, occidental y oriental, o aquí, en Caparroso, vales (valles) y barrancos separan entre sí una serie de serrezuelas grisáceas y desnudas, de yeso y sal. Bad-Lands (malas tierras) las llaman los geógrafos. Sólo en los cabezos se agarran a la arcilla, tenaces, la ontina y la aliaga,, el espliego, el romero y el tomillo, mientras sisallas, sosas y espartos, amantes de la sal, cubren las faldas de los altozanos.

Los /las vales llevan nombres apegados al terreno: Portillos, Agua Salada, Terraplén…

Roca sedimentaria, el yeso nos recuerda, en su resistente sequedad, la evaporación y desecamiento de los lagos que existieron en la cuenca del Ebro durante el oligoceno y el mioceno.

A los pies del viejo Caparroso, y casi rozando el nuevo, pasa solemne, bajo los dos puentes, el río Aragón, fertilizando la llanura aluvial de regadíos y sotos, y llevándose en su espejo azogado la flamante ruina gótica de Santa Fe.

La muerte de dos genios

 

       A los 92 años ha muerto en París el célebre y fecundo novelista jean d´Ormesson, autor de obras como Dieu, sa vie, son oeuvre (1981) o Histoire du juif errant (1991); ex director de Le Figaro y decano de la Academia. En los Inválidos se le ha rendido el homenaje nacional. Ha muerto tras haber acabado su último libro en vida.Su hija Heloísa nos ha trasmitido su última página escrita antes de morir: Una hermosura para siempre. Todo pasa. Todo termina. Todo desaparece. Y yo, que me imaginaba deber vivir siempre, ¿qué vengo a ser? Eso no es imposible. Pero que yo haya pasado  por el mundo en que vosotros habéis vivido es una hermosura y una verdad  para siempre. Y la muerte misma no puede nada contra mí [Et la mort même ne peut rien contre moi].

Pocos días después, con un acto civil presidido por el presidene de la República en la escalinata de la iglesia de la Madeleine, de París, con cerca de un millón de asistentes en la calle, y con un rito religioso dentro de la misma iglesia, despedía Francia a uno de sus ídolos, estrella mundial del rock, compositor, cantautor y actor, Johnny Halliday, muerto tras penosa enfermedad a los 74 años, Su mujer Leticia nos cuenta que, cuando cayó al suelo desde su despacho convertido en celda de hospital, levantó sus ojos al cielo y se fue. Monseñor Benoist de Sinety, que presidió la bendición funeraria, terminó así sus palabas, que evocaron a los asistentes una de las muchas letras del cantante: El Padre le espera, con los brazos abiertos, para decirle, como a cada uno de nosostros: que je t´áime, que je t´áime, que je t´aime.

Rajoy y las Cortes de León

 

         El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, esta vez se pasó de listo (diplomático) gracias a su ignorancia sobre la historia de España. En un reciente encuentro con la Primera Ministra de Su Majestad Británica, Teresa May, elogió el juicio de ésta sobre el independentismo catalán, ponderando la importancia  de la posición del Reino Unido en este punto, porque es la cuna del parlamentarismo y el Estado de derecho. ¡Qué dijo, cielo santo! No recordó, a fe, que el año 2013, hace tres días como quien dice, la UNESCO declaró la CARTA MAGNA leonesa de 1188 como Memoria del mundo, candidatura presentada en 2012, durante la primera legislatura de Rajoy. Se trata de los documentos basados en la celebración de una Curia Regia durante el reinado de Alfonso IX (1188-1230), que contienen la información escrita más antigua conocida sobre el sistema parlamentario europeo. Con medio siglo de adelanto sobre el llamado primer Parlamento inglés.- Los políticos españoles no tienen mucho tiempo para estudiar, y, menos, historia. No son particulamente cultos. Y la memoria culta, en caso de que la tengan, no está en la historia patria. Pero, por Dios, ¿qué persona culta en este país no sabe que las Cortes de León fueron las primeras de Europa? En León están que… rugen. Pero no se dan cuenta de que un despiste o ignorancia de su presidente del Gobierno ha servido para que miles de españoles, que tampoco sabían lo que sabía la UNESCO, sepan ahora un poco más.

Segundo domingo de Adviento

 

La vivencia religiosa de Jesús

    Jesús de Nazaret tenía una conciencia muy viva de Dios y se sentía (se vivía) muy vinculado a Él. Penetrado y atravesado por Dios, su Padre. Este conocimiento vivencial de Dios no eliminaba su fe ni la hacía del todo fácil, como vemos en varias escenas de su pasión y muerte. Jesús ora de continuo y no sólo en los momentos decisivos de su vida, y en su oración, constante, recogida y entregada, cultiva y alimenta su fe, raíz de su vida activa y misionera. A sus discípulos les increpa un día como gente de poca fe, y al padre del joven epiléptico le dice: ¡Todo es posible al que cree! La fe en Dios lleva a Jesús a ver y valorar la vida desde la visión de Dios, su Padre, y a oponerse a todo aquello que estorba o impide, en su espacio y su tiempo, la realización del Reino de Dios, que ha venido a proclamar, como vimos en la glosa del domingo anterior. Porque su fe le hace eminentemente libre frente a cualquier tentación interior o exterior, comenzando por sus más fieles seguidores, y frente al poder sacerdotal y político, judío y romano. Las buenas gentes de Palestina fueron conscientes de la novedad: ¡Nadie habló hasta entonces como él! ¡Nadie tuvo el poder de la autoridad que él tenía!

Armamento nuclear

 

        El reciente congreso sobre el desarme integral, organizado por el Vaticano, con asistencia de cinco galardonados con el Premio Nobel de la Paz y el Alto Representante de la la ONU, tenía como fin principal apelar al desarme nuclear definitivo y total sobre  la base del mensaje del papa Francisco a la primera sesión de la Conferencia de Nueva York, de marzo y julio de este mismo año. En la apertura del congreso el papa Bergoglio, tras recalcar el descomunal gasto de las armas nucleares, que dejan a los Estados sin recursos para gastos de primera necesidad, condenó sin paliativos la amenaza de su uso y su misma posesión, que llena de terrror a todo el género humano: Las armas de destrucción masiva, en particular las atómicas, no generan nada más que una engañosa sensación de seguridad y no pueden constituir la base de la convivencia pacífica entre los miembros de la familia humana. He aqui un cambio significativo. Ni Pablo VI ni Juan XIII llegaron tan lejos. Condenaban el uso de las armas nucleares, pero consideraban moralmente aceptables los arsenales de las mismas como elemento disuasivo que mantenía el llamado equilibrio del terror en tiempos de la guerra fría. Precisamenrte, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, recogía en el mismo congreso el desafío de Pablo VI en su encíclica Populorum Progressio (1967) de crear un fondo mundial con los fondos destinados a la fabricación, posesión y conservación del armamento nuclear, para emplearlos en satisfacer las necesidades más urgentes de los desheredados de la tierra. – Pero de todo esto, los medios informativos no nos han dicho nada.